miércoles, 2 de diciembre de 2009


a veces siento la necesidad de saber que sonríes
me esfuerzo en sacarte los dientes a fuera, en una bonita mueca que consiga mostrárselos al mundo
y a veces, aunque yo no esté ahí para verla, me reconforta igual
necesito hacerte ver que no todo es feo y sin croma
me encanta también enseñarte que en el blanco y negro puedes encontrar tu notita de color
ya sea porque el blanco es la convergencia de todos los colores luz
o ya sea porque el negro es la unión de todos los colores pigmento
el caso es que lo necesito, y tú, me das las gracias
¿gracias?¿por qué? no hay nada más egoísta que mi comportamiento, piénsalo, tu estás ahí tan tranquila, casi sin acordarte de mí tan siquiera, y yo, derrepente entro en tu vida y te enseño algo que desconocías, porque necesito que sonrías.

7 comentarios:

tututu dijo...

tú y yo tenemos muchas conversaciones pendientes. desde que voy con tantas prisas por la vida no hablamos nada. a ver si mañana te pillo por banda.

Moni dijo...

Sonríe aunque sólo sea una sonrisa triste, porque más triste que la sonrisa triste, es la tristeza de no saber sonreír.

Bally y.. dijo...

:) que bonito esto Jorgito,
casi tan bonito como tú es!
cuándo te veo?
al final tienes visita este puente?
cuéntame!

Dara Scully dijo...

yo todas esas sonrisas necesitadas las voy coleccionando y las saco a veces a pasear para que sus dueños las vean y se acuerden de que sí que saben sonreír (es que a veces se olvidan)


pd: quiero un patito de esos. azul, si es posible.


ronroneo
grande

Nora dijo...

Cuélate un poquito más en esas sonrisas necesarias.

Un besote.
Muak.

Virginia dijo...

eres genial.

Jeja dijo...

digo lo mismo que mi Vir:

eres genial.




y eres un papá (L)