domingo, 26 de octubre de 2008

té frío




o café caliente

que hace frío



_____________________________________________

Odio los vuelos con retraso, los que no están en tierra cuando deben y las maletas que tardan en salir por la cinta rodadora.

En cambio, me encantan las caras de los recién aterrizados al ver a la multitud, esperando, aunqe no sea por ellos. Los reencuentros tímidos y fugaces, aislados del resto. Eso es algo que me gusta seguir con la mirada. Y lo felices que se ponen los perros al ver a sus amos.

De pequeño, según me han contado hoy con 3 años, fui por primera vez a una terminal. Allí me llevaron al cristal ese enorme donde ves todos los aviones despegar. Hacía 4 minutos que la pesada (en esos momentos para mi lo era) de mi madre me tenía preso en sus brazos dándome besos. Agobiado yo me separé, sin saber que iba a pasar. Y cuando vi aquel inmenso cristal, y me dijeron: "en uno de esos está tu madre", mi madre viajó por todo el mundo, y despegó 100 veces porque yo lo quería así.

__________________________________________________

5 comentarios:

tututu dijo...

a mi me gusta tambien porque todo el mundo se pone super feliz cuando ve a su familia esperando o cuando el que espera ve al que llega. es un momento tierno sisi
:)

SCNS dijo...

no hay nada mejor que entrar en un aeropuerto e imaginar a qué exótico lugar o mítica ciudad podrías viajar cogiendo uno de esos pájaros metálicos...para mí, los lugares más crueles, pero más dulces de historias de amistad o algo mas...

MujeresLibres dijo...

Hay momentos en que pienso que la felicidad no es tan efímera. [Adoro los reencuentros, los abrazos, los be[r]sos...] Pero no soy nada valiente, a veces cierro los ojos y creo desaparecer.

¿Te has fijado en que séria camina la gente por la calle? [Será de locxs observarles a través de la mirilla.]Pero que feliz me siento cuando se sonríen creyendo que nadie les ve.

:)

tututu dijo...

guapo :)

Paloma dijo...

Soy nueva y no entiedo aún. Un vicio más. Entre fotolog, tuenti, blog, facebook etc etc, acabaré por no salir a la calle.

xx