lunes, 16 de marzo de 2009




Esa noche no podía parar de pensar en ti, y en tu manera de bailarme el agua.



Me imaginaba que te tenía ahí, sí, justo, ahí donde has mirado. Ahí. Delante mía.
Me mirabas.

Me mirabas como diciéndome "ven, ven a bailar".


Pero, te extendía la mano, como un caballero de los ya perdidos. Pajarita, chaleco y fajín. Vestido de noche acariciando tu piel. Y simplemente, así, mirándome, bebías de tu elegante copa de champaña.

Ignorándome.


Sorbiendo delicadamente, por esos labios que deseaba besar. Envidié tanto aquellas burbujitas...¡Oh! No sabes cuanto las he odiado. Tanto. Tantísimo. Ese anuncio de navidad me ponía enfermo. Porque, además, brillaban, cegando, como tú y yo.


En una noche.
En un lugar.
En un momento.
Nuestro momento.
Nuestro lugar.
Nuestra noche.

Ven, báilame. Báilame como las burbujas de chapaña francesa te bailaban por la boca.

Bailemos, sobre el agua.

5 comentarios:

J.E. dijo...

me encanta el dibujo


y el texto es precioso

:D

peperonis dijo...

artista!

Bally y.. dijo...

(L) esta noche te has propuesto
enamorarme por completo, verdad?

tututu dijo...

qué bonito dibujo jorge:)

elena. dijo...

guapo :)